jueves, noviembre 13, 2008

El espacio Público

“Espacio público es el lugar donde cualquier persona tiene el derecho de circular, en oposición a los espacios privados, donde el paso puede ser restringido, generalmente por criterios de propiedad privada, reserva gubernamental u otros. Por tanto, espacio público es aquel espacio de propiedad pública, dominio y uso público.” Wikipedia.

Esta es una de tantas definiciones que existen sobre el espacio público, pero creo que como algunos conceptos tienen su propia particularidad dependiendo del contexto. En este caso el espacio público adquiere sus propios significados en una mega polis como lo es la Ciudad de México. Y como alguien que suele caminar mucho por la ciudad soy testigo de estas características.
Para mí la capital muestra que muchos de sus ciudadanos usan y trabajan en la calle, los vendedores del metro, los que venden en la calle, han hecho del espacio público un lugar de supervivencia. La calle es su lugar de trabajo. Al no acceder al supuesto bienestar de un gobierno incapaz en su administración, salen a las calles a ejercer el comercio. ¿Alguien recuerda esos días cuando abordar el metro no era tan complicado y no tenía uno que sortear los obstáculos humanos?
Para el antropólogo Marc Augé el sistema de transporte colectivo Metro sería un no-lugar. Es decir, no es “un espacio de identidad ni relacional, ni histórico”. Así todos los lugares de tránsito son no-lugares: las autopistas, los aeropuertos, los hoteles, los campos de refugiados, los propios medios de transporte (trenes, aviones, etc.). Un no –lugar no tiene habitantes sólo personas en tránsito.
Y define un lugar como “un espacio de identidad, relacional e histórico”. Así entonces, en el uso del espacio público nos movemos entre lugares y no-lugares.
Aunque hay teorías nuevas, como la del 3er. Espacio, que es aquella donde dice que hay tres espacios fundamentales para nosotros como urbanitas: uno es la casa, otra es el lugar de trabajo, y el tercer espacio sería aquel que no es ni lo uno ni lo otro, y es de uso público. Aquí en la Ciudad de México, en mi experiencia personal un 3er. Espacio serían: la explanada de la Cineteca Nacional, el Parque México, el Centro de Coyoacán, el Zócalo, la Plaza de Santo Domingo, la Ciudad Universitaria, etc. Para mí son lugares con identidad, con historia, con pasado. La gente acude a ellos para sentirse parte de algo. Son lugares donde siempre suceden cosas y son espacios democráticos.
En el pasado Festival de Cine de Morelia, los organizadores hicieron un llamado a la gente para que no tuviera miedo y saliera a las calles. Ya que el hampa organizada ha tratado de sabotear el uso del espacio público como un bien común. Esto después del atentado en las pasadas fiestas patrias de septiembre 2008.
Y el concepto de espacio público ha llegado también al mundo digital. Así para autores como Javier Royo “el ciberespacio es una construcción social y cultural.” Es decir, cotidianamente la gente los construye la hacer uso de páginas webs para interactuar. Portales como hi5, myespace, facebook, blogs personales hablan de la integración de la gente a un espacio público virtual.
“El ciberespacio es un gran artefacto capaz de integrar múltiples herramientas para la acción social y cultural”, afirma Royo, y no sin razón, si recordamos que el ciberespacio ha sido materia prima para el arte en la red (net art). Y que muchos net-artistas han usado la red para ejercer el “artivismo”. Es decir pasar dela arta a la acción social. Así puede recordarse el boicot a una página web del gobierno de Zedillo organizado por Ricardo Domínguez, cofundador de The Electronic Disturbance Theatre (EDT), una cédula hacktivista zapatista especializada en manifestaciones virtuales, donde los participantes acceden repetidamente a la web contra la que se marcha, saturándola.
Pero podría decirse que la internet también es un “no-lugar”, es decir, un espacio de tránsito y fluidos, de intercambio de información como afirma Royo. Pero si la red es un espacio autónomo y también es un espacio publico, entonces también cuenta con lugares y no-lugares. Así los lugares serían web personales con información personal de un individuo o de una empresa. Son lugares que poseen una identidad, virtual , pero la tienen. Así algunas web personales del hi5, del myspace, facebook serían lugares dependiendo del cuidado del usuario. Ya que algunas webs personales son creadas y después abandonadas. También son relacionales ya que poseen vínculos con algunas webs con las que simpatizan, así crean una red de amigos con algún interés en común, que puede ser desde música, libros, películas , hasta creencias religiosas o políticas.
Los no-lugares de la red serían todas esas páginas webs de servicios bancarios por ejemplo. Son espacios donde desarrollamos una acción muy concreta y eventual. Espacios que no cuentan con habitantes. También los buscadores son no-lugares.
Así entonces, en el ciberespacio al contar con lugares y no-lugares definidos por Marc Augé en el mundo real y traslados al espacio público digital hacen de la internet un espacio social y cultural.
Y tanto en la calle como en el mundo digital el espacio publico es usado como escenario de un arte publico que busca la comunicación con la gente, a veces cuestionándola, a veces provocándola, etc. Para hacer del espacio publico un lugar un bien común artístico.


Alfredo Aguirre
Seminario de Arte Urbano
Prof. Mauricio Juárez Servín
Posgrado en Artes Visuales
Academia de San Carlos

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger MISS TUTSI POP said...

ya había pensado que esto de los sitios virtuales tiene algo de lugar para el que los crea y mantiene, y algo de no lugar para quien los visita, lugar-no lugar esa relación me parece ambigua, es decir para quien? para que? el mundo virtual es raroo, jeje
saludos, morbosearé su blog más seguido
:P

6:50 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home